BlackRock y Vanguard: 16 billones de dólares detrás de las vacunas

BlackRock y Vanguard administran 16 billones de dólares

Si fueran un bloque de naciones, serían la tercer potencia mundial por debajo de Estados Unidos y China, de acuerdo con datos del Banco Mundial en 2019.

No es un dato trivial, ya que este peso les permite tener voz, voto e influencia en las asambleas generales de muchas empresas.

Por ejemplo, puede encontrarse el nombre de BlackRock como uno de los dos accionistas mayoritarios de la farmacéutica francesa Sanofi —con el 5.90%— .

La firma Sanofi es la sucesora directa de los anteriores conglomerados Aventis-pharma y Sanofi-Synthélabo, surgida en el año 2004 mediante su fusión por la compra de la segunda por la primera. A su vez, Sanofi-Synthelabó es la sucesora legal de las firmas Hoechst, de Alemania, y Rhône-Poulenc Rorer y Sanofi, de Francia.

Y también en la biofarmacéutica estadounidense Pfizer, donde esta firma y los otros dos gigantes de su sector, Vanguard y State Street, son los principales accionistas, con 7.7%, 8.13% y 5.28% de la participación, respectivamente.

Y en AstraZeneca suma el 4.16% de los títulos, con lo que es el tercer mayor accionista, mientras que Vanguard, con el 2.77%, es el quinto.

AstraZeneca es una empresa farmacéutica global con sede en Cambridge, Inglaterra, Reino Unido. Es la quinta empresa farmacéutica del mundo medido por ingresos y tiene operaciones en más de 100 países. La empresa desarrolla, manufactura y vende fármacos para tratamientos de enfermedades gastrointestinales, cardiovasculares, neurológicas, psiquiátricas, infecciosas, inflamatorias, respiratorias y oncológicas.

Autor: Von Arne Müseler

Esta es una pequeña muestra, focalizada en un sector, pero el enfoque no es causal.

Pfizer y Moderna trabajan, cada una por su cuenta, con otras biofarmacéuticas como Rentscheler Polymun, Rovi, Recipharm, mientras que AstraZeneca y Novavax colaboran con el Serum Institute of India, el mayor fabricante de vacunas del mundo, que está elaborando en paralelo productos similares a los de Oxford-AstraZeneca.

Moderna es una empresa estadounidense de biotecnología, especializada en el descubrimiento y desarrollo de fármacos y tecnologías que permitan la obtención de nuevas vacunas basadas exclusivamente en ARN mensajero. Su nombre, anteriormente escrito ModeRNA, es el acrónimo de RNA Modificado.

El modelo de negocio y la plataforma tecnológica de Moderna consiste en insertar ARN mensajero sintético en células vivas para su «reprogramación» y que estas desarrollen respuestas inmunitarias, en lugar de las estrategias habituales que se aplican con los medicamentos convencionales.

La técnica de Moderna, aunque novedosa, ya ha sido utilizada y abandonada por grandes compañías farmacéuticas y biotecnológicas, al no poder superar los efectos secundarios provocados al insertar el ARN a las células.

En 2014, Moderna decidió centrarse exclusivamente en el desarrollo de vacunas de menor margen basadas en ARNm.

Obtuvo notable atención mediática en 2020, cuando se convirtió en una de las principales compañías involucradas en la obtención de una vacuna que frenase la pandemia provocada por el coronavirus SARS-CoV-2.

Incluso esta última empresa anunció una alianza similar con Novavax (sí, también BlackRock y Vanguard son sus mayores accionistas).

Novavax, Inc. es una compañía estadounidense de desarrollo de vacunas con sede en Gaithersburg, Maryland, con instalaciones adicionales en Rockville, Maryland, y Upsala, Suecia. A partir de 2020 realiza un ensayo clínico en curso, de fase III, en adultos mayores para su vacuna candidata para la gripe estacional, NanoFlu, y una vacuna candidata para la prevención de COVID-19.