Pedofilia es crimen

La pedofilia, un mal desatado en proporciones mayúsculas en medio de la pandemia en Venezuela

Con una nueva variante que surgió recientemente en los Estados Unidos y las alertas en los aeropuertos del mundo por los viajeros procedentes de China, el fantasma de la pandemia del COVID-19 aún ronda sobre la humanidad y el miedo a un nuevo encierro, además de afectar las economías internacionales, también afecta la psique de las personas y más cuando hay sujetos que ya manifiestan una perturbación mental que los hace aborrecibles dentro de la sociedad.

Una de esas desviaciones de la conducta humana que salió durante los dos años que duró el encierro para evitar la expansión del virus, fue la pedofilia que registró un aumento que encendió las alarmas dentro del estamento jurídico de la nación cuando el mismo Tarek Williams Saab, fiscal general de la República, informó a principios de noviembre de 2022 que el Ministerio Público contabilizaba contabilizó mil 24 casos y que la instancia había imputado a mil 424 señalados por el delito.

Dos meses antes Saab indicó en una de sus ruedas de prensa que la fiscalía venezolana recibía tres denuncias por día y que los estados que figuraban con más víctimas eran Zulia, Táchira, Carabobo, Miranda y Caracas. Pero ¿cómo influyó la pandemia en el incremento de este delito?.

Para obtener respuesta a esta pregunta Foco Informativo consultó al psiquiatra, epidemiólogo y docente en la facultad de Medicina en la Universidad del Zulia, Diego Muñoz Cabas, quien explicó que cuando se dictaminaron las medidas de confinamiento y todo el mundo quedó en sus casas, indudablemente la dinámica familiar y personal fue trastocada. Esto conllevó a los pedófilos a que no salieran de casa y a su vez también permanecieron allí los niños, llámese hijos, sobrinos, primos, vecinos o hermanos con estos sujetos.

“Este aumento de cercanía obligatoria y la incapacidad de salir, hacer una vida externa y poder, de otra forma, canalizar lo que son sus impulsos sexuales pedofilicos quedaron totalmente limitados y circunscritos a espacios de una vivienda. Esto es la razón de como él sencillamente se coloca más en posición vulnerable a los niños, sobre todo a los que estaban en contacto con alguien potencialmente pedófilo o ya con una conducta pedófila establecida, dejando a la víctima más vulnerable”, detalló el psiquiatra.

Una vez establecida la conexión entre el aumento de casos de pedofilia y la pandemia es necesario saber que las personas que incurren en este delito poseen un perfil con características que los diferencia dentro de los miembros de la sociedad, sin embargo, antes de entrar en detalles es necesario conocer qué es un perfil criminal y para qué sirve.

El doctor muñoz expuso que un perfil criminal son aquellas series de características y rasgos psicológicos, específicamente de tipo conductual, emocional y cognitivo, que enmarca el comportamiento de las personas que cometen un delito. El perfil criminal, al mismo tiempo, puede ser considerado como un marco de aspectos conductuales que se observan en el delincuente y que pudieran explicar cuáles son los motivos que lo llevan a cometer el delito.

Como lo dice la Campaña del Ministerio Público la “Pedofilia es un Crimen”, adicional a eso un pedófilo o abusador de menores es una persona que padece una perturbación de conducta, teniendo presente un patrón anormal de lo que es la conducta sexual por medio del cual encuentra placer en el contacto físico con menores y contacto físico de tipo sexual.

En base al anterior concepto Muñoz destaca que las características de un perfil de este tipo de sujetos son muy variadas y para hacerlo un poco más claro destaca que son personas que pertenecen al núcleo familiar y social del abusado. La mayoría de los casos se dan por personas cercanas al niño, padres, tíos, abuelos primos, hermanos, vecinos, maestros, personas que trabajan en las instituciones educativas y de salud.

“Esto significa que tenemos tres características. Primero que son personas que forman parte del núcleo social e inmediato del niño y el segundo lugar es que son personas muy integradas desde el punto de vista social. Tercero, son personas que pueden tener cierto grado de introversión, pero tienen unas características psicológicas y conductuales que orientan hacia una persona con baja autoestima, con baja tolerancia a la frustración y sobre todo con una poca capacidad de control de impulsos”, puntualizó el docente universitario.

Otra característica es que su conducta sexual es de tipo impulsiva, sin embargo, hay casos de pedófilos con personalidades obsesivas que los llevan a tener “muy bien planificados sus actos”. Otra peculiaridad de este tipo de personalidad es que son individuos que se encuentran ubicadas en varios tipos de naturaleza, muchos de los cuales tienen predilección por la ruptura de las normas y lo disfrutan.

También tratan de tener una “muy buena” interacción con los niños, lo que puede hacer que sean altamente manipuladores y persuasivos con los niños que serán sus víctimas.

“Muchas veces los pedófilos son personas que, desde el punto de vista intrapersonal son aislados, no tienen pareja, pero hay otros casos en los que tiene una vida familiar bien establecida, lo que significa que es una variante de conducta que se pueden presentar”, resaltó el médico psiquiatra.

Además, tienen algunas actividades, trabajos, ocupaciones o pasatiempos en los que están en condición de superioridad o de autoritarismo con niños o con grupos de niños. Buscan este tipo de actividades precisamente para ejercer su poder y su autoridad en el control y la persuasión de sus víctimas. Otro rasgo es que hay un porcentaje de casos en el que mantienen contacto sexual con adultos, muchas veces, como una estrategia acceder a quienes realmente desean abusar: el menor de edad.

La ley y la prioridad de la víctima

El mismo fiscal general de la República señaló que pedirá castigar con mayor tiempo de prisión este delito. Sin embargo, como destaca Cecodap en un trabajo publicado para el aniversario de la Ley contra la pedofilia, al contrario al imaginario social de que con más normativas, menos se va a repetir el delito; los casos de abuso sexual siguen en aumento.

“En el informe del Servicio de Atención Jurídica de Cecodap, entre abril 2021 y marzo 2022, resalta un incremento del 27,08 por ciento en solicitudes relacionada al abuso sexual (24,59 % casos recibidos de abuso sexual); mientras que en el Servicio de Atención Psicológica de Cecodap, el ingreso de pacientes por violencia sexual aumentó 91 por ciento desde 2018 a 2021. Se puede observar entonces que, hasta los momentos, la implementación de esta ley no ha cumplido con la finalidad que se lee en su cuerpo: garantizar a todos los niños, niñas y adolescentes sus derechos a ser protegidos contra cualquier forma de abuso sexual”, indica la publicación del 22 de noviembre del año pasado.

Agrega además que toda iniciativa legislativa que reconoce problemáticas específicas que afectan a los niños, niñas y adolescentes es una oportunidad de protección. Aunque la ley no logrará su finalidad en la medida que no sea acompañada con el desarrollo de políticas públicas, programas y servicios, con recursos asignados de forma prioritaria y con funcionarios públicos especialmente capacitados.

Por eso Cecodap recomienda, entre otras cosas, que se garantice el acceso y la atención a los servicios especializados de medicina y ciencias forenses, a todos los niños, niñas y adolescentes víctimas de abuso sexual, así como especial preferencia y celeridad en el trámite de los procedimientos administrativos y judiciales referidos a abuso sexual contra niñas, niños y adolescentes.

Establezca mecanismos para la no revictimización a los niños, niñas y adolescentes en condición de víctimas de abuso sexual en los procesos administrativos y judiciales, el Estado, especialmente del Sistema de Justicia e incorporar en los programas académicos contenidos para el entendimiento y autoprotección de su derecho de salud sexual y reproductiva, así con educación emocional que permita desarrollar en niños, niñas y adolescentes herramientas para enfrentar conflictos.

2023 inicia con cifras de terror

El Ministerio Público informó el miércoles 18 de enero que ya contabilizan siete menores de edad que fueron víctimas de abuso sexual en lo que va de mes.

La detención más reciente por este delito, según datos de la fiscalía, se trata de un hombre de 34 años de edad, acusado de abusar de una adolescente de 13 años.

La pareja del detenido y madre de la víctima denunció al presunto abusador el pasado 6 de enero ante la Policía Nacional Bolivariana.

En total son siete las personas detenidas por los casos de menores abusados de los cuales, cinco son hombres y la sexta una adolescente de 14 años de edad, quien el 4 de enero llevó a tres niñas de 8, 10 y 11 años de edad a su vivienda, donde un sujeto, de 62 años de edad, presuntamente abusó de ellas y luego las amenazó para que guardaran silencio, de acuerdo con la Fiscalía.

La Fiscalía además cuenta cinco condenas por este delito en lo que va de 2023, de las cuales la más reciente fue emitida el martes 17 de enero, cuando un tribunal sentenció a un hombre a 11 años y medio de prisión por haber abusado sexualmente de su hijastra de 12 años, en Trujillo.

Fuente: https://focoinformativo.com/la-pedofilia-un-mal-desatado-en-proporciones-mayusculas-en-medio-de-la-pandemia/

La pedofilia, un mal desatado en proporciones mayúsculas en medio de la pandemia

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *